El día en que dijo basta. Violencia y micromachismos. | Menssana Psicología

El día en que dijo basta. Violencia y micromachismos.

25 Nov 2015
Psicología

violencia_genero

En aquella época era lo normal,tener un novio a cierta edad, a ser posible pronto, que si no “se pasa el arroz” decían las abuelas y dejarlo todo en pos de esa relación que se suponía, salvaba de ir solas por el mundo, ser unas solteronas, quedarse para vestir santos y de todos esos males que se suponían para una mujer en edad casadera. Como un objetivo vital,se comenzaba a conocer gente y a seleccionar posibles parejas, como un trabajo de investigación y a la vez una necesidad, impuesta por otros pero muy presente.
Todo comenzó el día que se conocieron, aunque hasta mucho después no pudiera ver lo que ocurría.Ese día ya se hizo patente quién decidía lo que se hacía, donde se iba y con quién pero a ella le parecía el colmo del romanticismo, el guaperas del grupo la invitaba y encima la llevaba por todas partes sin preguntar siquiera si le gustaba o no.Como el guaperas no tenía novia fija pues le vino bien empezar a salir con ella todos los fines de semana, los que él decidía, y ella, en ese papel de dama romántica, para no contrariarle, no fuese a dejarla por otra, pues abandonaba todas sus actividades para estar con él.

Siguiendo el camino marcado,salieron durante un tiempo en el que él cada vez le mostraba el camino a seguir.Primero seleccionando sus amistades: “Tu amiga esa no me gusta”, “Si sales con estos,yo paso”, después el vestuario:”Hay que salir vestida como Dios manda” y “Dónde vas con esa falda tan corta” y por último socavando y cuestionando valores y creencias propias de ella.
En esa situación,realmente no se daba cuenta de lo que ocurría, todo le parecía lo normal.Tan normal que era todo lo que conoció de su entorno: su madre, sus tías, su primas, todas las mujeres de su familia hacían lo mismo porque “los hombres son así,hija”. Y ella, como tenía miedo de quedarse sin novio, pues lo consentía,lo aceptaba y le parecía el colmo del amor y pensaba que menuda suerte tenía de que el guaperas del grupo se hubiese decidido por ella.

Menos mal que existen los libros y las bibliotecas,y un día comenzó a leer sobre algo llamado maltrato psicológico y se vió reflejada en muchas de las cosas que allí se decían.Nunca tuvo agresión física pero cada vez era menos ella y más la marioneta de otros y dijo basta a tiempo, antes de diluirse más, antes de dejar toda su esencia por el camino.
Los mitos del amor romántico están presentes en la mayoría de relaciones de maltrato, la desvalorización del papel de la mujer como elemento valioso de la sociedad, con la consiguiente disminución de la autoestima. La educación en el rol masculino y femenino, desigual, que decide ya desde el nacimiento lo que una mujer “debe ser” para cumplir los mandatos sociales y que aún no se ha erradicado.
La violencia de género es un problema complejo y de múltiples facetas pero quizá una de las formas de abordaje más efectivas pasa por la educación.Nuestros hijos e hijas no entenderán lo que es la igualdad mientras no les mostremos igualdad en la vida diaria, en el ejemplo y las cosas cotidianas.

En el Día Mundial contra la Violencia de Género, por todas las mujeres víctimas y por todos los menores que son testigos y víctimas del maltrato.


Volver